Cirugía Hipermetropía

Los medios transparentes del globo ocular, la cornea y el cristalino, actúan como lentes convergentes; son como la óptica de una cámara fotográfica que tiene la misión de enfocar las imágenes sobre la retina.

Cuando el ojo tiene hipermetropía las imágenes se enfocan por detrás de la retina y se ven borrosas. Esto sucede porque el ojo hipermétrope tiene un poder de convergencia insuficiente a nivel de córnea y/o cristalino.

Ver el simulador en tamaño grande.

La cirugía de hipermetropía solucionará el problema, aumentando la potencia convergente de la cornea o del cristalino, para poder ver bien sin gafas ni lentillas. La operación láser de hipermetropía actúa sobre la cornea y la cirugía de hipermetropía mediante lente intraocular actúa sobre el cristalino.

El láser es la tecnología más frecuentemente utilizada en la cirugía de hipermetropía, se trata de una operación totalmente segura y eficaz para graduaciones de hasta 6 dioptrías. El Láser Excimer aumenta la curvatura de la cara anterior de la córnea, actúa como lo haría el cincel de un escultor, reduciendo un poco el grosor de la parte periférica, para que la parte central quede más redondeada (es decir con un radio de curvatura menor). Cuando la córnea tiene un grosor normal realizaremos la cirugía de hipermetropía con técnica Lasik, que es totalmente indolora y tiene una recuperación visual inmediata; al día siguiente ya se puede hacer vida normal. En los casos de córnea fina aplicaremos la técnica Epilasek, que garantiza una visión perfecta, con ligeras molestias en los primeros días y una recuperación más lenta y progresiva.

La cirugía de hipermetropía con láser también corrige simultáneamente defectos refractivos como el astigmatismo y la presbicia (o vista cansada). El Láser Excimer creará una córnea multifocal para que se pueda ver de lejos y de cerca. Sólamente serán necesarias las gafas de leer cuando haya poca luz, la letra sea muy pequeña o se realice una fijación visual demasiado prolongada.

La cirugía de hipermetropía mediante lente intraocular es la mejor solución para las hipermetropías de más de 6 dioptrías. Es una técnica muy segura que proporciona una visión excelente, mejor incluso que con las gafas o lentes de contacto. Si también se padece presbicia o vista cansada utilizaremos una lente intraocular multifocal que corregirá lejos y cerca, para poder ver bien sin gafas a todas las distancias. Nuestros profesionales estudiarán su caso particular, analizando el grosor de la córnea, el número de dioptrías, el grado de presbicia y otros parámetros anatómicos, para elegir el tipo de cirugía de hipermetropía más conveniente.

Breve Historia de la Operación Láser de Hipermetropía