Abrasión Corneal: Soluciones

soluciones a la abrasión corneal
Soluciones a la abrasión corneal

La abrasión corneal es molesta y dolorosa. ¿Qué podemos hacer para conseguir alivio?

¿Cómo actuar ante una abrasión corneal?

En los casos más sencillos el tratamiento de una córnea que ha sufrido una pequeña agresión se reduce a un lavado con abundante agua limpia o con gotas de lágrima artificial que se pueden encontrar en la farmacia. Sin embargo, cuando la abrasión es más profunda es imprescindible el tratamiento médico.

Tratamiento médico de la abrasión corneal

Los métodos médicos que se utilizan no suelen ser muy complejos ya que la abrasión corneal, salvo en el caso de que haya complicaciones, es una afección menor cuyos efectos suelen remitir en un plazo de unas cuarenta y ocho horas. El oftalmólogo puede prescribir diferentes medicamentos como antibióticos, anti-inflamatorios o anestésicos y, en algunos casos, puede recomendar la utilización de un parche. Lo habitual es que tras estos tratamientos no haya más complicaciones.

¿Cómo evitar la abrasión corneal?

En cualquier caso, lo más recomendable es tratar de evitar las agresiones a los ojos. La mejor forma de hacerlo es utilizando gafas protectoras en situaciones de potencial peligro para la córnea como las que se pueden dar cuando se practican determinados deportes, en días con mucho viento, en trabajos peligrosos y, por supuesto, en situaciones en las que la luz del sol sea muy intensa. La siguiente recomendación es acudir a un especialista en el caso de dolor persistente para evitar posibles complicaciones.

Cerrar menú