Anestesias en cirugía ocular

Ya has tomado la decisión, vas a operarte de la vista, y ahora te surgen millones de preguntas sobre el momento previo a la operación… y entre ellas aparece el tema de la anestesia. ¿Qué tipos hay? ¿Cómo es la recuperación? ¿Efectos secundarios? Para resolverlas te recomendamos que consultes a tu médico oftalmólogo, aunque te avanzamos aquí algo de información.

Anestesia tópica en gotas
Anestesia tópica en gotas

Hay tres tipos de anestesias que tenemos que tener en cuenta:

  • Anestesia Regional: el fármaco se inyecta en la zona. Se consigue una parálisis de los músculos extrínsecos del ojo, sin embargo, en ocasiones no es suficiente para garantizar la ausencia de problemas en la intervención. El ojo conserva aún cierta movilidad por lo que si necesitamos que permanezca completamente inmóvil deberemos combinarla con alguna otra técnica. Hay varios tipos de anestesia regional: retrobular, peribular o subtenoniana.
  • Anestesia General: el paciente queda plenamente inconsciente durante la intervención y no conserva ningún recuerdo de la misma. En la cirugía ocular este tipo de anestesia es una ventaja dado que para el oftalmólogo es más sencillo controlar la presión intraocular, y evitar muchas complicaciones que se producen como consecuencia de una variación relevante de esta presión.
  • Anestesia Tópica: consiste en la aplicación de una solución, gel o ungüento sobre la zona a intervenir. Cada vez es más habitual el uso de esta anestesia para las intervenciones de cataratas. Se trata de operaciones cortas tras las cuales el paciente puede volver a casa de inmediato. Con este tipo de anestesia hay menos riesgos que con las anteriores y el paciente recupera la visión mucho más rápido, si bien es cierto, no todos los pacientes son aptos para este tipo de anestesia.

Tu médico oftalmólogo te asesorará sobre la técnica más conveniente y las contraindicaciones o efectos secundarios que puede tener. Sin embargo, cuando se trata de cirugía laser ocular, se suele utilizar anestesia tópica, con unas gotas de colirio unos minutos antes de la operación. La anestesia tópica no duele, ni molesta, de hecho ni te enteras de que te están poniendo anestesia.

Cerrar menú