Catarata Congénita en niños: Causas

Catarata congénita en niños¿Cómo detectar cataratas congénitas en bebés?

Para que las cataratas puedan ser definidas como «congénitas» deben presentarse en los tres primeros meses de vida. En este sentido, debe tenerse en cuenta la dificultad existente a la hora de detectar esta patología en recién nacidos (éstos son incapaces de trasmitir la posible sintomatología). Algunos de los síntomas más comunes en las cataratas congénitas, y que nos pueden ayudar a intuir este problema en el bebé, son: rápidos movimientos oculares, cierta opacidad gris o blanca en la pupila del niño o indicios de que su capacidad visual sea deficiente.

Principales causas de las cataratas congénitas en niños

La relevancia de esta afección, en la disminución de la calidad de vida futura del recién nacido, ha llevado a los especialistas a poner en marcha numerosos estudios que han conseguido concretar la diversidad de causas de este problema (a pesar de que, en algunas casos, estas causas no puedan ser determinadas). De esta manera, la patología que nos ocupa puede ser consecuencia directa de «la herencia», o bien, fruto de alguna agresión dada en el momento de desarrollo del feto durante el embarazo (infecciones intrauterinas como la rubéola, la toxoplasmosis o el herpes simple, entre otras). Ciertos defectos de nacimiento como el síndrome de Down, el síndrome Conradi o el síndrome de Lowe, son considerados también causas de las cataratas congénitas.

 

Cerrar menú