Ojos amarillos, ¿A qué se debe?

Ojos Amarillos
Ojos Amarillos

Se  habla de “ojos amarillos” cuando la esclerótica del ojo (coloquialmente conocida como “el blanco de los ojos”) toma un tono amarillento. Está generalmente motivado por un nivel de bilirrubina por encima de los parámetros normales. La bilirrubina es un pigmento de color amarillento o anaranjado que normalmente es almacenado en el hígado pero, cuando aumenta su nivel habitual, se almacena en los tejidos, pasando a la sangre y a la esclerótica del ojo. Este aumento de la bilirrubina suele estar causado por problemas en el hígado, la vesícula, el páncreas o los conductos biliares.

Los ojos amarillos por tanto pueden ser uno de los síntomas de la hepatitis, de un mal funcionamiento del hígado, cirrosis o del Síndrome de Gilbert.

En todo caso los ojos amarillos están causados por una subida de la bilirrubina, pero en ocasiones no tiene por qué estar  necesariamente ligado a una enfermedad o dolencia. En algunas ocasiones los propios medicamentos son los causantes de ello. Algunos de los medicamentos que lo suelen provocar son: el ibuprofeno, los medicamentos para el colesterol, anticonceptivos orales o algunos analgésicos, entre otros. Es necesario tener en cuenta que no afectan por igual a todo el mundo.

Se recomienda visitar al médico en caso de notar un tono amarillento ya sea en los ojos o en la piel.

Cerrar menú