Trastornos Oculares y Cáncer

Trastornos oculares y cáncerCiertas enfermedades tienen un impacto en nuestra visión, incluso después de haber superado la enfermedad. Muchos de los que sobreviven a un cáncer, están expuestos a continuos riesgos, pudiendo desarrollar un efecto secundario en la vista como consecuencia de los tratamientos utilizados en prevención de la enfermedad. La quimioterapia, por ejemplo, puede producir conjuntivitis o cataratas. Estos trastornos oculares pueden aparecer pasado un tiempo más que prudencial, incluso años, si bien puede variar dependiendo del individuo. Por eso, es de extrema necesidad que todos aquellos que hayan padecido cualquier tipo de tumor, se sometan a revisiones oftalmológicas continuas.
Por otro lado, uno de los padecimientos más severos es el cáncer de ojo que puede afectar tanto a las partes exteriores del ojo como a su interior. Este último caso concreto es conocido como cáncer intraocular y los más comunes son el linfoma y el melanoma. Hasta el momento no existen unas causas manifiestas del cáncer ocular, aunque sí factores de riesgo que hacen que existan personas con mayores posibilidades de padecerlo. En cuanto a los tratamientos para remitir el cáncer de ojo, se incluyen entre otros la cirugía, que se basa en la extracción del tumor; la terapia con láser para tratar de reducir el tamaño del tumor, o la quimioterapia basada en el uso de ciertos medicamentos que suelen ser inyectables.En cualquier caso, también existen algunos métodos alternativos no tan efectivos, pero de vital importancia para el paciente pues facilitan el largo trasiego de su enfermedad, como son la meditación o la acupuntura.