Qué es el astigmatismo

El astigmatismo es uno de los defectos refractivos más frecuentes.

En condiciones normales la curvatura de la córnea es igual en todos sus meridianos, como un balón de fútbol (o una bola de billar); cuando hay astigmatismo un meridiano tiene más curvatura y el meridiano perpendicular tiene menos, la superficie es tórica como un balón de rugby (o un huevo). La diferencia de curvatura entre los dos meridianos principales hace que la imagen que se forma sobre la retina esté desenfocada. Realmente se generan dos planos de enfoque, que se corresponden con los dos meridianos principales, el de máxima y el de mínima curvatura.

Primera consulta preoparatoria gratis en Visiondiez

91 559 59 59
¿O prefieres que te llamemos?

*La primera consulta preoperatoria gratis se realizará en la Clínica Visiondiez de Plaza de España 10, Madrid.

Causas

En la mayoría de los casos el astigmatismo tiene origen hereditario aunque en ocasiones puede deberse a enfermedades de la córnea o ser una secuela de traumatismos oculares.

Síntomas

icon-eye1

Visión borrosa a media y larga distancia

El astigmatismo se manifiesta por una visión desenfocada o borrosa, que impide ver los objetos de forma nítida a todas las distancias pero sobre todo a media y larga distancia. El grado de borrosidad es proporcional a las dioptrías de astigmatismo que se tenga.

icon-eye3

Fatiga y cansancio visual con dolor de cabeza

También se puede manifestar como un cansancio o fatiga visual que puede aparecer tras esfuerzos visuales prolongados, pudiendo provocar dolor de cabeza en algunos casos

Tipos de astigmatismo

  • Astigmatismo miópico: si el astigmatismo se presenta asociado a la miopía; en estos casos el enfoque se produce por delante de la retina.
  • Astigmatismo hipermetrópico: cuando el astigmatismo se asocia a la hipermetropía; aquí el enfoque se produce por detrás de la retina.
  • Astigmatismo mixto: cuando un plano de enfoque queda por delante de la retina y el otro por detrás.

Lo habitual es que el astigmatismo esté producido por las diferencias de curvatura en la cara anterior de la córnea, es decir porque la córnea es tórica; pero en raras ocasiones también puede deberse a la toricidad del cristalino, en este caso se denomina astigmatismo interno o cristaliniano.

Diagnóstico

Para medir el grado de astigmatismo del paciente es necesario realizar un exámen optométrico (graduar la vista) y analizar la curvatura de la córnea ya que suele ser principal causa de astigmatismo en la mayoría de los pacientes.

Tratamiento

La operación de astigmatismo con Láser Excimer soluciona el problema igualando la curvatura de todos los meridianos de la cornea: el láser «limará» la zona central para aplanar el meridiano más curvo y en el meridiano más plano «limará» la zona periférica para que gane curvatura su zona central.

Cuando el astigmatismo se presenta asociado a la miopía o a la hipermetropía en la operación de astigmatismo con Láser Excimer se eliminará los dos defectos de manera simultánea.

Cuando la córnea es normal aplicaremos la técnica Lasik; es una operación que dura menos de cinco minutos, indolora y con una recuperación muy rápida, que permite volver a hacer vida normal a las pocas horas. Si la córnea es fina o tiene alguna irregularidad topográfica recomendamos la técnica Trans PRK, que consigue una visión también perfecta pero tiene un postoperatorio más lento y progresivo, con pequeñas molestias durante los primeros días.

En los astigmatismos de graduación más elevada, y en aquellos casos en que deseemos dejar la córnea intacta, recurriremos a la operación de astigmatismo con lente intraocular tórica; se consiguen unas agudezas visuales excelentes y la recuperación es muy rápida. En los casos que también presenten presbicia o vista cansada, implantaremos lentes intraoculares multifocales tóricas que permitirán ver a todas las distancias.

De un vistazo

El astigmatismo es uno de los defectos refractivos más frecuentes.

En condiciones normales la curvatura de la córnea es igual en todos sus meridianos, como un balón de fútbol (o una bola de billar); cuando hay astigmatismo un meridiano tiene más curvatura y el meridiano perpendicular tiene menos, la superficie es tórica como un balón de rugby (o un huevo). La diferencia de curvatura entre los dos meridianos principales hace que la imagen que se forma sobre la retina esté desenfocada. Realmente se generan dos planos de enfoque, que se corresponden con los dos meridianos principales, el de máxima y el de mínima curvatura.

En la mayoría de los casos el astigmatismo tiene origen hereditario aunque en ocasiones puede deberse a enfermedades de la córnea o ser una secuela de traumatismos oculares.

El astigmatismo se manifiesta por una visión desenfocada o borrosa, que impide ver los objetos de forma nítida a todas las distancias pero sobre todo a media y larga distancia. El grado de borrosidad es proporcional a las dioptrías de astigmatismo que se tenga.

También se puede manifestar como un cansancio o fatiga visual que puede aparecer tras esfuerzos visuales prolongados, pudiendo provocar dolor de cabeza en algunos casos

La operación de astigmatismo con Láser Excimer soluciona el problema igualando la curvatura de todos los meridianos de la cornea: el láser «limará» la zona central para aplanar el meridiano más curvo y en el meridiano más plano «limará» la zona periférica para que gane curvatura su zona central.

Cuando el astigmatismo se presenta asociado a la miopía o a la hipermetropía en la operación de astigmatismo con Láser Excimer se eliminará los dos defectos de manera simultánea.

Cuando la córnea es normal aplicaremos la técnica Lasik; es una operación que dura menos de cinco minutos, indolora y con una recuperación muy rápida, que permite volver a hacer vida normal a las pocas horas. Si la córnea es fina o tiene alguna irregularidad topográfica recomendamos la técnica Trans PRK, que consigue una visión también perfecta pero tiene un postoperatorio más lento y progresivo, con pequeñas molestias durante los primeros días.

En los astigmatismos de graduación más elevada, y en aquellos casos en que deseemos dejar la córnea intacta, recurriremos a la operación de astigmatismo con lente intraocular tórica; se consiguen unas agudezas visuales excelentes y la recuperación es muy rápida. En los casos que también presenten presbicia o vista cansada, implantaremos lentes intraoculares multifocales tóricas que permitirán ver a todas las distancias.