Trans-PRK

La técnica lasik sigue siendo el “tratamiento de referencia” (también llamado “gold standard”) para la operación de miopía. Ha marcado un estándar de excelencia con el que se comparan todas las otras técnicas, que aún no han superado la prueba del paso del tiempo.

Primera consulta preoparatoria gratis en Visiondiez

91 559 59 59
¿O prefieres que te llamemos?

*La primera consulta preoperatoria gratis se realizará en la Clínica Visiondiez de Plaza de España 10, Madrid.

COMO ES LA TECNICA TRANS-PRK

La técnica Trans-PRK es una operación de cirugía refractiva con laser excimer que seutiliza para corregir la miopía, hipermetropía, astigmatismo y vista cansada.Es una técnica que también se llama “de superficie” porque el laser se aplica directamente sobre la superficie de la cornea, a diferencia de otras técnicas en las que el laser se aplica en planos mas profundos de la cornea.
La técnica Trans-PRK , también llamada “PRK-transepitelial” , es la versión más moderna de la antigua técnica PRK que fue la primera técnica que se utilizó (en 1987) para operar la miopía con laser excimer. PRK es el acrónimo de Photo Refractive Keratectomy que en español significa Queratectomia Fotorefractiva.

En primer lugar vamos a conocer en que consiste la técnica PRK:

Al comenzar la operación el cirujano elimina “manualmente” el epitelio corneal , que es la capa mas superficial (como una piel muy finita), que está justo por debajo de la película lagrimal. Para ello el ojo se anestesia con gotas de colirio y el cirujano “raspa” con una espátula hasta eliminar todo el epitelio de la zona central de la cornea.

A continuación el laser excimer modifica la curvatura corneal mediante un proceso de fotoablación (eliminación de tejido por vaporización) igual que en la técnica lasik.

Finalmente se coloca una lente de contacto terapéutica para proteger la superficie del ojo durante cuatro o cinco días, hasta que se regenere el epitelio corneal.

En la técnica Trans-PRK el laser excimer (Amaris HQ) elimina el epitelio de la cornea de manera “automatizada”, sin que el cirujano realice ninguna manipulación ni toque el ojo con ningún instrumento.

Se consiguen los mismos resultados visuales que en la técnica lasik, pero la recuperación es mas lenta; no se ve bien del todo hasta la segunda o tercera semana y el resultado final será totalmente satisfactorio entre el segundo y tercer mes. Durante los tres o cuatro primeros días de postoperatorio pueden notarse pequeñas
molestias, escozor y fotofobia.

Con la tecnología del laser Amaris HQ la gran mayoría de pacientes operados con la técnica Trans-PRK tienen una recuperación mucho más rápida (de pocos días), aunque no tan rápida como los operados con la técnica lasik
y también muchos de ellos relatan haber tenido unas molestias mínimas, que a veces fueron imperceptibles. Lo cierto es que en cuanto a las molestias postoperatorias y la velocidad de recuperación visual existe una gran variabilidad entre pacientes.

La operación Trans-PRK se realiza con gotas de colirio anestésico, es totalmente indolora y dura menos de 3 minutos (es aun más rápida que la técnica lasik). Es la operación menos estresante para los pacientes.

POR QUE ELEGIR LA TECNICA TRANS-PRK / CUALES SON SUS VENTAJAS

icon-eye9

Seguridad

icon-eye11

Eficacia

La seguridad
La técnica Trans-PRK es un procedimiento absolutamente contrastado y eficaz que nos aporta un plus de seguridad, cuando lo comparamos con la técnica lasik. Siempre hay que tener presente que las técnicas de cirugía refractiva con laser
excimer “liman” la cornea y la debilitan, de ahí la importancia de valorar preoperatoriamente el grosor, la topometría y sobre todo la biomecánica (resistencia y elasticidad) que tiene la cornea.

La gran ventaja que tiene la técnica Trans-PRK, frente al lasik, es que “debilita menos” la cornea y puede ser utilizada en pacientes que no tienen buen grosor corneal o que no tienen una topometría o biomecánica apta para la técnica lasik.
Trans-PRK también es la técnica de elección para los pacientes que practican ciertos deportes o tienen profesiones con riesgo de recibir golpes en la cara (boxeadores, policías…)
Muchos pacientes eligen la técnica Trans-PRK simplemente por el miedo a los cortes que se hacen (en la cornea) en otras técnicas de cirugía refractiva y prefieren esta técnica por que no hay manipulación alguna ni se toca el ojo con ningún instrumento.
La técnica Trans-PRK también produce menos sequedad postoperatoria que la técnica lasik y además la sequedad se suele recuperar antes que en el lasik.

La eficacia

La eficacia real (efectividad) de la técnica Trans-PRK realizada con el laser Amaris es máxima, consiguiendo los mismos resultados que la técnica lasik. Se alcanzará una visión sin gafas tan perfecta, o mejor, que la que se tenía (antes de operarse) con las gafas o lentillas puestas.
El laser Amaris está considerado por numerosos expertos independientes como el mejor laser oftálmico que existe en la actualidad.

El laser Amaris está equipado con un “eye-tracker” excepcional que sigue todos los movimientos del ojo durante la intervención. Porque por muy quieto que se intente dejar el ojo, mirando fijamente al punto de fijación, durante la operación se producirán pequeños movimientos (sacádicos) involuntarios que el eye-tracker debe detectar para dirigir correctamente los siguientes disparos del laser. Solo de esta manera se conseguirá un perfil del ablación perfecto, que nos proporcione la mejor visión posible.
El eye-tracker del laser Amaris no solamente realiza el seguimiento en el plano “X” (derecha-izquierda) y en el plano “Y” (arriba-abajo) sino que es verdaderamente multidimensional, incluyendo un seguimiento ciclotorsional dinámico y una latencia
cero (tiempo de respuesta inmediato) que muy pocos laser poseen.

El punto donde la luz del laser toca en la cornea es lo que se conoce como “Spot” (o punto flotante) y es ahí donde la energía del laser produce la ablación del tejido y talla la cornea.
El Spot tiene una duración muy breve (de escasos nanosegundos) y se repite con una frecuencia muy alta, de entre 250 y 1.000 veces por segundo, necesitándose unos 800 pulsos para corregir una dioptría de miopía.

Haciendo una analogía, el laser actúa aplicando miles de “pinceladas” sobre la cornea y es fácil comprender que los detalles finos los “pintará “mucho mejor utilizando un pincel fino que con una brocha gorda.

El laser Amaris ha sido diseñado para tallar la cornea con total precisión, eliminando las dioptrías y también las aberraciones e irregularidades que presente la topografía corneal; para ello dispone del “Spot” mas pequeño y la tasa de repetición mas alta que
ningún otro laser del mercado.

¿PODRÉ OPERARME?

Si tu graduación no ha aumentado en el último año y tienes más de 18 años, puedes venir a que te hagamos unas pruebas para ver si te puedes operar.
En esa primera visita, que es totalmente gratuita, te haremos una exploración oftalmológica para descartar que no padezcas ninguna patología ocular que contraindique la operación.

También te haremos unas pruebas especificas para analizar tu cornea (grosor y curvatura) y tu biomecánica corneal (elasticidad y resistencia), porque el laser eliminará una pequeña cantidad de tejido corneal y eso dará lugar a un ligero debilitamiento de la cornea.

El grosor y curvatura corneal se analiza con unos aparatos llamados topógrafos (o topómetros) que utilizan diferentes tecnologías (Reflexión , Scheimpflug y OCT) y cada sistema tiene sus puntos débiles y puntos fuertes a la hora de analizar las diferentes características de la cornea. Para realizar un análisis integral, en el que no falte ningún detalle, es aconsejable utilizar diferentes aparatos que nos ofrezcan información complementaria:

  • Topografía Oculus Pentacam, utilizando el software Belin-Ambrosio Display, para hacer un análisis integral (mediante la tecnología de imagen Scheimpflug) de la curvatura y grosor de tu cornea.
  • Topografía CSO MS-39 con tecnología OCT de alta resolución combinada con disco de Placido
  • Topografía CSO SIRIUS con tecnología Scheimpflug combinada con disco de Placido.
  • Topografía Cassini con tecnología de reflexión LED mediante trazado de rayos (ray tracing)
  • Oculus CORVIS-ST para analizar la resistencia y elasticidad que tiene tu cornea (lo que se conoce como biomecánica corneal). Nos proporciona un índice de biomecánica corneal (CBI).

Un examinador con experiencia podría ir evaluando de manera individualizada (de uno en uno) los diferentes valores o resultados que muestran estos aparatos, pero lo recomendable es que las mediciones sean revisadas de un modo “integral”, con la ayuda de un software especifico que correlacione de manera inteligente las diferentes medidas y proporcione unos “índices” que reflejen con exactitud la situación en la que se encuentra la cornea.

Los sistemas de diagnóstico más avanzados (Oculus Corvis / Pentacam) cuentan con un software, desarrollado mediante algoritmos “random forest” de inteligencia artificial, que analizan simultáneamente los datos topométricos y biomecánicos.
Este software proporciona un índice “TBI” que es el mejor indicador, a día de hoy, para conocer como tolerará tu cornea la operación con laser.
La técnica tras-PRK debilita la cornea “menos” que el lasik y se puede aplicar aunque tu índice TBI salga de color “ambar/amarillo”.

De un vistazo

La técnica Trans-PRK es una operación de cirugía refractiva con laser excimer que seutiliza para corregir la miopía, hipermetropía, astigmatismo y vista cansada.Es una técnica que también se llama “de superficie” porque el laser se aplica directamente sobre la superficie de la cornea, a diferencia de otras técnicas en las que el laser se aplica en planos mas profundos de la cornea.

Al comenzar la operación el cirujano elimina “manualmente” el epitelio corneal , que es la capa mas superficial (como una piel muy finita), que está justo por debajo de la película lagrimal. Para ello el ojo se anestesia con gotas de colirio y el cirujano “raspa” con una espátula hasta eliminar todo el epitelio de la zona central de la cornea.

A continuación el laser excimer modifica la curvatura corneal mediante un proceso de fotoablación (eliminación de tejido por vaporización) igual que en la técnica lasik.

Finalmente se coloca una lente de contacto terapéutica para proteger la superficie del ojo durante cuatro o cinco días, hasta que se regenere el epitelio corneal.

La miopía suele ser hereditaria y el riesgo de padecerla es mucho mayor si ambos padres son miopes.

Existen numerosos estudios que sugieren que los niños que pasan menos de dos horas diarias al aire libre tienen mayor probabilidad de desarrollar miopía.

También parece que las personas que leen mucho, están muchas horas con el móvil, tablet o videoconsola, pueden tener un mayor riesgo de acabar siendo miopes.

Si tu graduación no ha aumentado en el último año y tienes más de 18 años, puedes venir a que te hagamos unas pruebas para ver si te puedes operar.
En esa primera visita, que es totalmente gratuita, te haremos una exploración oftalmológica para descartar que no padezcas ninguna patología ocular que contraindique la operación.