Operación de Astigmatismo

La córnea y el cristalino actúan como el objetivo de una cámara fotográfica, son los encargados de enfocar las imágenes en la retina.

En un ojo con astigmatismo la cornea no tiene la misma curvatura en todos sus meridianos, se parece a un balón de rugby que tiene más curvatura en un meridiano y menos en el meridiano perpendicular. Esta diferencia de curvaturas hace que se generen dos planos diferentes de enfoque y la imagen retiniana quede desenfocada.

Ver el simulador en tamaño grande.

La operación de astigmatismo con Láser Excimer soluciona el problema igualando la curvatura de todos los meridianos de la cornea: el láser “limará” la zona central para aplanar el meridiano más curvo y en el meridiano más plano “limará” la zona periférica para que gane curvatura su zona central.

En muchas ocasiones el astigmatismo se presenta asociado a la miopía o a la hipermetropía (es lo que se denomina astigmatismo miópico o astigmatismo hipermetrópico); en estos casos la operación de astigmatismo con Láser Excimer eliminará los dos defectos de manera simultánea.

La operación de astigmatismo con láser es totalmente segura y tiene una gran precisión para corregir graduaciones de hasta 6 dioptrías.

Cuando la córnea es normal aplicaremos la técnica Lasik; es una operación que dura menos de cinco minutos, indolora y con una recuperación muy rápida, que permite volver a hacer vida normal a las pocas horas. Si la córnea es fina o tiene alguna irregularidad topográfica recomendamos la técnica Epilasek, que consigue una visión también perfecta pero tiene un postoperatorio más lento y progresivo, con pequeñas molestias durante los primeros días.

La operación de astigmatismo con láser también corrige la presbicia o vista cansada; el Láser Excimer crea una zona óptica multifocal que permite ver sin gafas de lejos y de cerca; tan sólo serán necesarias las gafas de cerca cuando haya poca luz, la letra sea muy pequeña o la fijación visual demasiado prolongada.

En los astigmatismos de graduación más elevada, y en aquellos casos en que deseemos dejar la córnea intacta, recurriremos a la operación de astigmatismo con lente intraocular tórica; se consiguen unas agudezas visuales excelentes y la recuperación es muy rápida. En los casos que también presenten presbicia o vista cansada, implantaremos lentes intraoculares multifocales tóricas que permitirán ver a todas las distancias.

La operación de astigmatismo mediante incisiones limbares relajantes sigue siendo de gran utilidad para el control de los pequeños astigmatismos, durante la operación de cataratas; es una técnica sencilla que reduce el astigmatismo corneal.

Nuestro equipo de profesionales analizará su caso particular, valorando el número de dioptrías, espesor corneal, grado de presbicia y otros factores anatómicos; a continuación el oftalmólogo decidirá el tipo de operación de astigmatismo más adecuado, explicándole las ventajas y los inconvenientes de cada técnica, así como las posibles alternativas terapéuticas.

Breve historia de la Cirugía de Astigmatismo