Glaucoma

¿Tienes riesgo de padecer Glaucoma?

Todo el mundo tiene riesgo de sufrir glaucoma. Sin embargo hay ciertos grupos de población que tienen más riesgo que otros.
Las personas que pertenezcan a estos grupos de alto riesgo deben someterse a un examen oftalmológico completo, que incluya dilatación de pupila, como mínimo cada dos años.
Los siguientes grupos tienen más probabilidades de sufrir glaucoma:

  • Africanos/Asiáticos/Sudamericanos:
    El glaucoma es entre 6 y 8 veces más común en Africanos que en las personas de raza caucásica.
  • Personas mayores de 60 años:
    La probabilidad de padecer glaucoma en este grupo de edad es 6 veces mayor.
  • Personas con familiares afectados por glaucoma.
    Si hay antecedentes familiares de glaucoma el riesgo se multiplica por 9.
  • Pacientes tratados con cortisona/esteroides
    La incidencia de hipertensión ocular y glaucoma de ángulo abierto aumenta en un 40% en los pacientes que reciben altas dosis de esteroides de manera prolongada.
  • Personas que han sufrido golpes o heridas en el ojo.
    Un traumatismo puede dar lugar a un glaucoma secundario de ángulo abierto. Este tipo de glaucoma puede aparecer de manera inmediata o al cabo de varios años.
  • Además están los siguientes factores de riesgo:
    – Pacientes con alta miopía
    – Presión intraocular alta
    – Espesor corneal central inferior a 500um.

Síntomas del glaucoma:

Ángulo abierto:

Este tipo de glaucoma es una enfermedad que hace perder visión de una manera gradual e imperceptible. No hay síntomas previos ni dolor. Se desarrolla lentamente y a menudo sin signos durante años. La mayoría de pacientes con este glaucoma suelen sentirse bien y no se percatan de ninguna pérdida visual. Esto se debe a que la pérdida de visión inicial es en los lados del campo visual (visión periférica).Cuando el paciente suele darse cuenta de la pérdida de visión el glaucoma suele estar muy avanzado. Sin un tratamiento adecuado el glaucoma puede conducir a la ceguera.
Es por tanto de suma importancia realizar una detección precoz del glaucoma de ángulo abierto.

Ángulo cerrado:

Los siguientes síntomas pueden variar o aparecer y desparecer. La persona con glaucoma de ángulo cerrado puede notar:

  • Dolor repentino en el ojo en la frente o la cabeza.
  • Visión disminuida o borrosa.
  • Halos de colores alrededor de luces
  • Sensación de inflamación.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Náuseas y/o vómitos.

¿Que 5 pruebas tienes que hacerte para detectarte el glaucoma?

  • Tonometría:

    Es la medición de la presión intraocular del ojo. El rango de presiones normal es de 12 a 22 (medido en milímetros de mercurio). La mayoría de casos de glaucoma están diagnosticados con presiones que exceden los 20. De todas maneras hay casos que desarrollan glaucoma con presiones entre 12 y 20 (Glaucoma de baja tensión).

  • Oftalmoscopia:

    Esta prueba diagnóstica permite al doctor examinar su nervio óptico para detectar el daño producido por el glaucoma. En esta prueba se dilata el ojo y el doctor utiliza un aparato pequeño con una lente de aumento y una luz en el extremo, que le permite ver el nervio óptico en detalle.
    Si la presión intraocular no está en el rango habitual o el nervio óptico no tiene una apariencia normal, su doctor le puede practicar dos pruebas adicionales para el glaucoma: Perimetría y gonioscopia.

  • Perimetría

    La perimetría es un test visual en el que se genera un mapa de su campo visual. Este test le permitirá saber al doctor si su visión ha sido afectada por el glaucoma. En esta prueba se requiere al paciente mirar hacia adelante e indicar cuando detecta un punto de luz en su visión lateral. Esto permite trazar un mapa exacto de la visión del paciente.

  • Gonioscopia:

    Esta prueba nos permite determinar si el angulo que hay entre el iris y la córnea es abierto o cerrado.

  • Paquimetría:

  • La paquimetría es una sencilla e indolora prueba mediante la cual medimos el grosor de la córnea (capa transparente más externa del ojo). La paquimetría puede ayudar a la diagnosis porque el grosor corneal tiene una influencia directa en la interpretación de las pruebas de presión intraocular. Un ojo con cornea gruesa (valores altos de paquimetría) puede presentar una tensión intraocular mayor sin que esta sea tomada como patológica. Hay fórmulas que establecen una correlación entre paquimetría y valores de presión intraocular.

Tipos de glaucoma y diferencias

Hay varios tipos de glaucoma, los dos más importantes son el glaucoma de ángulo abierto y el de ángulo cerrado. Ambos están caracterizados por un incremento en la presión intraocular del ojo.

Glacuoma de ángulo abierto

Es el tipo de glaucoma más común, afecta al 90% de los casos de glaucoma:

  • Está causado por una obturación lenta de los canales de drenaje, lo que produce un incremento de la presión del ojo.
  • El ángulo entre el iris y la córnea es abierto, normal.
  • Se desarrolla lentamente y es una condición para toda la vida.
  • Tiene síntomas y danos que no se perciben en primera instancia por el paciente.

El glaucoma de ángulo abierto también es denominado glaucoma primario o crónico.

Glacuoma de ángulo cerrado

Es el tipo menos común:

  • Está causado por un bloqueo de los canales de drenaje, lo que resulta en un aumento súbito de la presión intraocular.
  • Tiene un ángulo cerrado o estrecho entre el irisi y la córnea.
  • Se desarrolla rápidamente.
  • Tiene síntomas y daños que se perciben rápidamente.
  • Requiere atención médica inmediata.

Glacuoma de tensión normal

También llamado de baja tensión, en este tipo el nervio óptico se daña incluso cuando la presión del ojo no es muy alta. Todavía no se conoce la razón por la que hay nervios ópticos dañados con la tensión intraocular en valores normales.

Glacuoma congénito

Este tipo de glaucoma se da en bebés cuando hay un desarrollo incompleto o incorrecto de los canales de drenaje del ojo en el periodo prenatal. Es una patología rara que puede ser heredada.
El glaucoma puede ser tratado bien mediante medicación o tratamiento quirúrgico .

Tratamientos del Glaucoma

Tratamiento con Medicación

Gotas de Colirio

Los colirios suelen ser el tratamiento más común. Actúan reduciendo la presión del ojo de dos maneras:

  • Disminuyendo la cantidad de humor acuoso producida.
  • Mejoran el flujo de fluidos a través del ángulo de drenaje.

Estos colirios han de aplicarse prácticamente de manera diaria. Es muy importante seguir la prescripción de su oftalmólogo.

Pastillas:

En ocasiones cuando las gotas de colirio no controlan suficientemente la presión intraocular, se pueden añadir pastillas de manera adicional. Estas pastillas también producen una disminución de la generación de humor acuoso. Normalmente la frecuencia de estas pastillas es de 2 a 4 veces diarias.
Tratamiento Quirúrgicos:

Cirugía Láser:

a) La cirugía láser es un procedimiento frecuentemente practicado aunque con tasas de éxito variables en el largo plazo. La técnica más usada es la conocida como trabeculoplastia. Esta técnica que dura de 10 a 15 minutos es indolora y puede ser realizada de manera ambulatoria. En ella un haz láser es aplicado al drenaje de manera que el fluido pasa a su través con mayor facilidad disminuyendose consecuentemente la presión del interior del ojo.
Muchas veces la aplicación del láser produce una disminución de la presión prolongada en el tiempo que permite para la pauta de medicación que tenía el paciente. En otros casos la el efecto no es suficiente. El resultado por lo tanto es variable y ha de ser analizado por el oftalmólogo.
En la actualidad hay dos tipos de trabeculoplastia para el glaucoma de ánguo abierto:

  • Trabeculoplastia con láser de argón: (ALT)- Ángulo abierto.
    – Este tratamiento consigue disminuir la presión intraocular en alrededor del 75% de los pacientes. Sólo puede realizarse dos o tres veces en cada ojo en la vida.
  • Trabeculoplastia con láser Selectivo (SLT)- Ángulo cerrado.
    – Esta técnica es más novedosa que la anterior y usa valores muy bajos de energía, dejando intactas partes de la maya trabecular. Al dejar intactas zonas de la malla trabecular se considera que esta técnica se puede repetir de manera segura. Algunos oftalmólogos refieren que la combinación de ambos tratamientos es efectiva para la disminución de la presión.
b) Iridotomía láser periférica:

Este procedimiento se usa para realizar una perforación en el iris, de esta manera se permite que el fluido pase de debajo del iris a la cámara anterior, haciendo un bypass a su camino natural. Es el tratamiento más usado para el ángulo cerrado cuando hay algún tipo de blocaje pupilar

c) Cicloablación:

Se aplica un láser al cuerpo ciliar para reducir su producción de humor acuoso. Se lleva a cabo cuando los procedimientos descritos anteriormente se han llevado a cabo sin éxito.

Cirugía tradicional:

a) Esclerectomía profunda no perforante con o sin implantes de

Es la técnica de elección cuando fracasa el tratamiento médico.

b)Trabeculectomía:

Cuando ni la medicación ni las técnicas láser logran bajar la presión intraocular algunos doctores pueden recomendar cirugía una trabeculectomía. En ella el cirujano crea un conducto en la esclera que permite la salida de fluido del interior del ojo.

c)Implante de válvula de drenaje

Se han desarrollado múltiples elementos que ayudan al drenaje del humor acuoso fuera del ojo. Todos estos elementos tienen un diseño similar y consiste en un tubo pequeño de silicona que conecta el interior de la cámara anterior del ojo con la superficie ocular. Este tipo de cirugía disminuye la presión intraocular menos que la trabeculectomía.

La Primera Visita es gratuita y sin compromiso.¡Contáctenos!

flecha
Formulario

direccionPRIMERA VISITA GRATUITA

Plaza de España 10, Madrid

telefonoLLÁMANOS

91 559 59 59

mailCONTACTA CON VISIONDIEZ

info@visiondiez.com