El aberrómetro es un innovador sistema diagnóstico, que analiza y mide las aberraciones refractivas de los medios internos del ojo. Calcula la ablación corneal necesaria, para compensar esos defectos en cualquier punto de la córnea (no sólo en el centro) y consigue mejorar notablemente los resultados de la operación láser tradicional.

El LASIK personalizado o guiado por Aberrómetro (Frente de Ondas-Wavefront™) es posible gracias a que el láser Excímer realiza la remodelación de la córnea, siguiendo un mapa tridimensional que es generado por el Aberrómetro ( Wavefront™ ). Se consigue así un tratamiento preciso e individualizado.

El LASIK personalizado además de corregir las dioptrías (de miopía, hipermetropía y astigmatismo) también elimina las aberraciones del sistema visual. Así se evitan problemas en visión nocturna y se mejora la sensibilidad al contraste.

El aberrómetro funciona según el principio de Tscherning. Se aplica clínicamente desde hace ya más de 9 años, consiguiendo unos excelentes resultados visuales.

En el tratamiento LASIK personalizado, el cirujano aplica el láser Excimer guiado por aberrómetro (Wavefront-Guided Technology). Así se logra una curvatura exacta en todos los sectores de la córnea, creando zonas ópticas perfectamente adaptadas a las características de cada paciente.

Cerrar menú