Todas las entradas de: admin

La mejor solución para corregir el Astigmatismo

El astigmatismo es el uno de los defectos refractivos más frecuentes, raramente se presenta de manera aislada y lo habitual suele ser que aparezca en combinación con la miopía, la hipermetropía o la vista cansada.

El astigmatismo se puede solucionar con técnicas de cirugía refractiva como LASIK o con un implante de lente intraocular pero antes de conocer los tratamientos, comentamos qué es el astigmatismo y cómo se diagnostica.

Astigmatismo” procede del griego (ἀ = «sin» y στιγμή=»punto»), es decir, que no se enfoca en un punto concreto, sino que más bien hay dos puntos de enfoque principales. En la miopía e hipermetropía por el contrario sí hay un punto de enfoque concreto, aunque éste esté mal situado; por delante (miopía) o por detrás (hipermetropía) de la retina.

¿Por qué se produce el astigmatismo?

El origen del astigmatismo se debe, en la inmensa mayoría de los casos, a irregularidades en la curvatura de la cara anterior de la córnea; en ocasiones excepcionales no obstante, puede ser debido a irregularidades en la cara posterior de la córnea y/o irregularidades en las superficies del cristalino.

Cuando todos los meridianos de la córnea tienen el mismo radio de curvatura, nos encontramos con una córnea que no presenta astigmatismo, su superficie es parecida a un balón de fútbol. Cuando la superficie de la córnea se parece a un balón de rugby (o a un huevo), los radios de curvatura de los dos meridianos principales son diferentes y la córnea presenta astigmatismo. Esta diferencia de curvaturas genera dos puntos de enfoque diferentes, que se corresponden con cada uno de los meridianos principales.

astigmatismo

¿Cómo se mide el astigmatismo?

El astigmatismo de la superficie corneal anterior se mide con el Queratómetro y el topógrafo.

Cuando se quiere medir el astigmatismo de la cara posterior de la córnea, es necesario recurrir al topómetro corneal (con tecnología de imagen scheimpgflug) o a un topómetro (LED-Multicolor) de tecnología ray-tracing punto-a-punto.

Para medir el astigmatismo total hay que utilizar un aberrómetro o analizador de frente de ondas.

El astigmatismo producido por el cristalino, también llamado astigmatismo interno, sólo se puede calcular (a día de hoy) por el método de sustracción, es decir al astigmatismo total se le resta el astigmatismo corneal  (Astigmatismo total = Astigmatismo Corneal + Astigmatismo Interno).

El astigmatismo que se mide al hacer la graduación subjetiva de un paciente se corresponde con el astigmatismo “total”.

¿Cuál es la mejor forma de corregir el astigmatismo?

La cirugía refractiva ofrece varias alternativas  para la corrección del astigmatismo:

1) Procedimientos corneales:

Uso del láser excímer para moldear la curvatura de la superficie anterior de la córnea mediante las técnicas LASIK y EPI-LASEK/PRK. Esta es la técnica que actúa sobre la raíz del problema, ya que regulariza la superficie anterior de la córnea: “transforma el balón de rugby en balón de fútbol”.

Cirugía incisional mediante Incisiones Limbares Relajantes (ILRs) o Incisiones Corneales Relajantes (ICRs). Estas incisiones se llevan a cabo durante la cirugía de cataratas o de “cristalino disfuncional” utilizando un láser de femtosegundo o un bisturí de diamante calibrado.

2) Implante de lente intraocular tórica: la lente tórica se caracteriza por no tener la misma potencia refractiva en todos sus meridianos, de manera que ha de ser implantada con la orientación adecuada para contrarrestar el astigmatismo existente. Todas las lentes tóricas van provistas de unas marcas de posición que permiten al cirujano implantarlas alineadas con el meridiano correcto. Las lentes intraoculares tóricas pueden ser:

Lentes fáquicas tóricas: estas lentes se implantan sin remplazar el cristalino sino que conviven con él. Se colocan bien entre el iris y la córnea (cámara anterior) bien entre el iris y el cristalino (cámara posterior).

Lente Fáquica de Cámara posterior
Lente Fáquica de Cámara posterior

Lente fáquica de cámara anterior
                      Lente fáquica de cámara anterior
 

   

    Lentes pseudofáquicas tóricas: Esta lentes se colocan en el lugar del núcleo del cristalino al extraer la catarata o al corregir el “síndrome de disfunción del cristalino”.

    Lente tórica pseudofáquica
    Lente tórica pseudofáquica

    Entonces ¿me opero?

    La tecnología y los avances en las técnicas de cirugía refractiva, permiten hoy en día lograr unos excelentes resultados ya sea con las técnicas corneales mencionadas (operación LASIK o cirugía incisional) como con las lentes intraoculares. Si se desea unasolución que permita corregir de una manera definitiva la presbicia o vista cansada a la vez que el astigmatismo (y evitar la aparición de cataratas) hay que recurrir a una lente intraocular tórica multifocal que reemplace el cristalino.

Síndrome de Cristalino Disfuncional (SCD)

El Síndrome de Disfunción del Cristalino SDC (* o Síndrome de Cristalino Disfuncional), se manifiesta por una pérdida de la calidad visual y por una dificultad  para enfocar los objetos cercanos. Estos síntomas afectan a la inmensa mayoría de la población a partir de 40 años.

En las fases iniciales del Síndrome de Disfunción del Cristalino, el síntoma más evidente es la pérdida de visión de cerca. Además quien lo padece no suele ser consciente de que también ha perdido algo de contraste y nitidez en su visión de media y larga distancia, en definitiva, que ha perdido «calidad visual».

En las fases más avanzadas el deterioro del cristalino se acentúa, dependemos cada vez más de la gafa de cerca y la pérdida de la calidad visual se intensifica. La degradación visual, al ser un proceso lento y progresivo, pasa desapercibido. Mucha gente no es consciente de que «ve peor» a medida que pasa el tiempo. Una persona no es capaz de recordar lo bien que veía las imágenes cuando era joven y se va adaptando espontáneamente a su situación visual.

Para entender bien el Síndrome de Disfunción del Cristalino, vamos a definir primero cuáles son las 2 funciones básicas del cristalino:

     

  • 1 – Enfocar la imagen a todas las distancias (lejos, cerca e intermedia). El cristalino joven es una lente multifocal.
  • 2 – Mejorar la nitidez a la imagen, al neutralizar las aberraciones (o distorsiones) inducidas por el resto de los elementos ópticos del ojo.

El avance del Síndrome de Cristalino Disfuncional.

Todas las partes del cuerpo humano sufren un deterioro progresivo con el paso del tiempo y poco a poco se van perdiendo facultades, es el proceso natural de envejecimiento.
El proceso de envejecimiento no afecta por igual a todas las partes del ojo. El cristalino es uno de los elementos que antes se deteriora. Esto es debido a que su matriz proteica se van desnaturalizando progresivamente:

  • Se produce una pérdida de transparencia que degrada su calidad óptica.
  • El cristalino se va endureciendo y la cápsula que lo envuelve pierde elasticidad. Esto impide que cambie de forma para poder enfocar los objetos cercanos.

La presbicia o vista cansada y el Síndrome de Disfunción del Cristalino.

No se trata sólo de poder ver. Lo importante es tener una buena calidad visual».

La presbicia o vista cansada es entendida por muchos, sólo como la pérdida de la capacidad para enfocar los objetos cercanos, pero realmente es más que eso. La presbicia es una manifestación inequívoca de la presencia del Síndrome de Disfunción del Cristalino; hay simultáneamente una Pérdida de Capacidad de Enfoque para corta distancia junto con una Pérdida de Calidad Visual para todas las distancias, que se puede medir de manera objetiva (c-Quant, Aberrómetros de Doble pase…).

Solución para el Síndrome de Disfunción del Cristalino

La inmensa mayoría de los pacientes que tienen el síndrome de disfunción del cristalino lo único que necesitan es una gafas para cerca correctamente graduadas.

La solución definitiva es el Remplazo de Cristalino Disfuncional por una lente intraocular Premium Multifocal si se aspira a recuperar las prestaciones del cristalino joven, o por una lente intraocular Monofocal si se asume la necesidad de usar gafas.

Esta cirugía está indicada en los casos en los que se tenga una deficiencia en la calidad visual, que limite o impida las actividades diarias de la persona por:

  • Falta de transparencia en el cristalino.
  • Falta de capacidad acomodativa que impide el enfoque para cerca.
  • Cualquiera de las anteriores en conjunción con miopía, hipermetropía y astigmatismo.

 
(*)

Harvey Carter, MD:  Dysfunctional Lens Syndrome.

George O. Waring iV, mD, facS, Special to Ophthalmology Times

 

* Del inglés DLS Disfunctional Lens Syndrome.

Los 13 riesgos y complicaciones de la Operación de Cataratas

Es bien sabido que toda operación quirúrgica tiene un riesgo asociado. En el caso de las cataratas, no obstante, hay que darse cuenta de que se trata de la intervención más frecuentemente realizada en el mundo detrás del parto (se estima en más de 20 millones de operaciones al año a nivel mundial). Este contexto nos da una idea muy clara de la seguridad de esta intervención.

La cirugía de cataratas, al igual que el resto de técnicas de cirugía ocular, ha experimentado un considerable desarrollo,  gracias a la irrupción de la tecnología. Estos avances abarcan tanto los procedimientos quirúrgicos de la operación en sí, como las lentes intraoculares que van a la catarata. Esto ha dado lugar a un aumento en la seguridad de la intervención así como en la calidad de los resultados visuales obtenidos.

A pesar de las mejoras en la seguridad, en algunas ocasiones hay riesgo de que se produzcan ciertas complicaciones:

      1. Ruptura de la capsula posterior:

        La integridad de la cápsula posterior garantiza la perfecta compartimentalización de las cámaras oculares; esto es mucho más importante de lo que parece. Cuando se rompe la cápsula, el vítreo se desplaza desde su posición original invadiendo las cámaras anteriores. Este desplazamiento puede dar lugar a tracciones vítreorretinianas aumentando el riesgo de desprendimiento de retina y edema macular quístico.La mejor manera de prevenir la ruptura de la cápsula posterior es maximizar la precisión de los movimientos durante la fragmentación de la catarata e inserción de la lente intraocular.La tasa de ruptura capsular es inversamente proporcional a la experiencia del cirujano.

      2. Caída de la catarata a cámara vítrea:

        Cuando la ruptura de la cápsula posterior se produce antes de haber extraído totalmente la catarata, se corre el riesgo de que algún fragmento de la catarata (o toda ella) caiga a la cámara vítrea. Cuando esto sucede hay que realizar una vitrectomía posterior  (extracción total o parcial del gel vítreo junto con los restos de la catarata).Obviamente la mejor manera de evitar la caída de fragmentos de la catarata a la cámara vítrea es la preservación de la integridad de la cápsula posterior. La detección precoz de una rotura capsular es fundamental para evitar la caída de fragmentos a la cámara vítrea, ya que se procede con suma delicadeza en su retirada.

      3. Caída de la lente intraocular  a cámara vítrea:

        Cuando se ha producido una ruptura de la cápsula posterior de gran tamaño, hay que ser muy cuidadoso con el implante de la lente intraocular ya que al no estar intacta la cápsula posterior, la lente puede “colarse” por esta apertura y pasar a cámara vítrea. La caída de la lente intraocular a cámara vítrea puede suceder durante la intervención o en diferido, meses o años después.Para evitar esta complicación el cirujano tiene que asegurarse de tener suficiente soporte capsular antes de realizar la implantación en saco capsular, o bien realizar directamente una implantación en el sulcus ciliar.

      4. Infección/Endoftalmitis:

        La tasa de infecciones tras cirugía de cataratas es bajísima (menos de 1 de cada 1000). Es una complicación grave que requiere una actuación inmediata (antibióticos intravítreos). Si se diagnostica a tiempo y se trata correctamente no tiene graves consecuencias, pero si la infección se detecta muy avanzada o no se trata correctamente puede dejar graves secuelas.Una cirugía aséptica es la mejor prevención para esta complicación. De manera sistemática se administra una dosis profiláctica de antibióticos intraoculares al final de la intervención lo que refuerza la protección frente a cualquier infección.

      5. Hemorragia Expulsiva:

        La coroides es la capa vascular que hay debajo de la retina. En las antiguas operaciones de cataratas, con grandes incisiones, se producía una brusca caída de presión intraocular que facilitaba la aparición de una hemorragia coroidea; en ocasiones estas hemorragias daban lugar a un hematoma que empujaba desde atrás, a la retina y vítreo, produciendo la expulsión del contenido intraocular a través de la incisión. Era una complicación devastadora que siempre dejaba graves secuelas.Gracias a las técnicas de pequeña de incisión ya no se producen bruscas caídas de presión y la cirugía se realiza de manera estanca lo que elimina prácticamente cualquier posibilidad de que se dé esta complicación.

      6. Opacificación de la cápsula posterior:

        En la intervención de cataratas la lente intraocular debe quedar implantada dentro del saco capsular en contacto con la cápsula posterior. Este contacto directo entre el material sintético de la lente y la cápsula “natural” del ojo, desencadena una reacción defensiva (a cuerpo extraño); produciéndose una secreción de fibrina que tratar de aislar la lente intraocular y así evitar el contacto directo de lo “artificial” con lo “natural”. Esta capa de fibrina no es totalmente transparente y deteriora la calidad visual. Se soluciona fácilmente realizando una capsulotomía con láser YAG (procedimiento no quirúrgico que se realiza en la consulta).La opacificación de la capsula posterior no es una complicación intraoperatoria sino un efecto secundario que puede suceder cierto tiempo tras la intervención. Los nuevos materiales y el diseño estructural de las lentes ha conseguido reducir, en gran medida, la incidencia de dicho efecto.

      7. Edema Macular Quístico:

        Por factores todavía no bien conocidos, en el postoperatorio inmediato de algunos pacientes, puede aparecer una retención de líquido a nivel de la mácula (lo que se conoce como síndrome de Irvine Gass). El proceso por lo general es autolimitado y se resuelve mediante la administración de medicación tópica (antiinflamatorios no esteroideos).

      8. Edema Corneal:

        El traumatismo quirúrgico producido por las soluciones de irrigación, ultrasonidos, y la propia manipulación del instrumental, en ocasiones puede dar lugar a una retención de líquidos en el estroma corneal por daño del endotelio corneal.Al margen de la importancia de realizar una cirugía meticulosa y precisa es importante realizar un contaje endotelial preoperatorio para detectar a aquellos pacientes con mayor riesgo potencial. En estos casos de riesgo también resulta conveniente utilizar viscolásticos dispersivos que ofrecen una mayor protección del endotelio corneal.

      9. Desprendimiento de retina:

        La cirugía de cataratas realizada con técnicas anticuadas y las complicaciones intraoperatorias pueden predisponer al desprendimiento de retina; al producirse tracciones vitreorretinianas la retina puede sufrir desgarros y desprenderse.Las intervenciones realizadas con técnicas de pequeña incisión disminuyen los efectos adversos de la intervención de cataratas sobre la retina. Una intervención realizada sin complicaciones tiene un impacto mínimo sobre la retina.

      10. Pérdida de células en el endotelio corneal:

        La energía utilizada para fragmentar la catarata y las corrientes de irrigación/aspiración empleadas en la evacuación de los fragmentos de la catarata resultan perjudiciales para el endotelio corneal.Una técnica depurada, correctamente ejecutada por manos expertas, minimiza el uso de energía e irrigación, favoreciendo la preservación del endotelio corneal.La utilización de viscoelásticos dispersivos supone una protección adicional en los casos de córneas que tienen un bajo contaje endotelial preoperatorio.

      11. Quemaduras en la incisión:

        Durante la emisión de los ultrasonidos se produce un aumento de temperatura que en raras ocasiones puede llegar a dañar los bordes de la incisión corneal. Esto repercute negativamente en el proceso de cicatrización y autosellado, haciéndola menos estanca.El caudal de irrigación actúa como refrigerante disminuyendo la temperatura de la incisión.

      12. Perforación corneal durante la realización de incisiones anastigmáticas (Incisiones Arcuatas e ILRs – Inciones Limbares Relajantes):

        Las incisiones corneales de la cirugía de cataratas modifican la curvatura de la córnea y esto puede aprovecharse para corregir el astigmatismo.Al posicionar la incisión principal en el eje de máxima curvatura de la córnea (link a página de astigmatismo) se disminuye el astigmatismo preoperatorio. En ocasiones no es suficiente para neutralizar totalmente el astigmatismo existente y se puede recurrir a incisiones suplementarias antiastigmáticas (estas incisiones son un método más de corrección de astigmatismo).Las incisiones antiastigmaticas sólo resultan efectivas si son profundas, y por ello existe un riesgo de perforación que en el caso de producirse puede requerir una sutura.

        En manos muy experimentadas estas perforaciones son excepcionales.

      13. Rotura de fibras zonulares (Dehiscencia zonular) inducida:

        Las zónulas son los filamentos que sujetan el cristalino y transmiten la tensión del músculo ciliar. Son extraordinariamente delicadas y se pueden romper fácilmente si hay una manipulación brusca. En ocasiones hay pacientes que presentan rotura de fibras zonulares  (dehiscencia zonular) desde antes de la operación.Al producirse una rotura significativa de fibras zonulares la lente intraocular no quedará bien centrada y será necesario implantar un anillo de tensión capsular (CTR: Capsular Tension Ring).Al igual que en el caso de rotura de capsula el contar con un cirujano experto reduce significativamente la incidencia de esta complicación.

 

El gran volumen de cirugías realizadas (se llevan a cabo más de 60.000 al día a nivel global) ha permitido llegar a un nivel de seguridad y experiencia sin parangón en la medicina moderna.  La llegada láser ha permitido automatizar muchos pasos de la cirugía, simplificando el proceso, pese a ello sigue, siendo de vital importancia ponerse en manos de un cirujano experto con un gran número de cirugías a sus espaldas.

Ojos llorosos

Las lágrimas purifican nuestros ojos, los lubrican y favorecen una buena visión. Ellas protegen nuestra vista. Pero en algunos casos el lagrimeo es excesivo y nos da la sensación de tener siempre ojos llorosos.

¿Por qué me lloran los ojos?

Las causas que pueden producir que nuestros ojos se muestren llorosos son muchas: desde una sinusitis, la gripe o una alergia ocasional hasta la fatiga ocular o una irritación en la córnea o el párpado. Cualquiera de estas afecciones podrá estimular a nuestro organismo para que origine una secreción abundante de lágrimas, incluso padecer el denominado «ojo seco», pues la escasez de lágrimas irrita nuestros ojos y acaba desencadenando el lagrimeo. Esta última patología suele producirse si nuestra lágrima es pobre en alguno de sus componentes, y utilizar un colirio recomendado por nuestro especialista es parte de la solución.

El uso del ordenador es en la actualidad una de las causas principales de la fatiga ocular. Permanecer frente a la pantalla sin apenas parpadear produce sequedad e irritación, lo que finalmente acaba convirtiéndose en un desagradable escozor que llega acompañado de lágrimas, provocando los ojos llorosos.

Actos tan habituales como reírnos o trocear una cebolla nos hacen llorar, aunque también algunas enfermedades. Pero no debemos inquietarnos, pues estas vienen acompañadas de otros síntomas. Si a tus ojos llorosos acompañan otros síntomas, sin duda visita a tu médico para que diagnostique correctamente.

Problemas de vista a medida que cumplimos años

A medida que cumplimos años hay determinadas partes de nuestro cuerpo que empiezan a resentirse y sobre las que tenemos que prestar más atención y cuidados. Los ojos son una de ellas.

La presbicia es una alteración de la vista asociada a la vejez aunque empieza a aparecer entre los 40 y los 45 años y podemos detectarla en el momento en el que empezamos a ver borrosos los objetos que tenemos cercanos. Se conoce también con el nombre de “vista cansada” y ahora ya se puede corregir con láser. En la misma intervención también se eliminan simultáneamente las dioptrías de miopía, hipermetropía y astigmatismo que pudieras tener. Es una intervención totalmente indolora y que tiene una recuperación muy rápida.
Las partículas flotantes ( moscas volantes o miodesopsias) son otro problema que aunque se puede dar a cualquier edad, es más habitual en personas de edad más avanzada. Pueden ser manchas o puntos que se mueven con el ojo, los veremos mejor si miramos sobre un folio o una pared blanca. Al detectarlas debemos acudir rápidamente al oftalmólogo para que nos haga un diagnostico personalizado.
Nuestro lagrimal es menos activo a medida que cumplimos años por lo que es más común tener problemas de ojos secos, en muchas ocasiones se soluciona con lágrimas artificial pero es recomendable acudir a un oftalmólogo para que nos asesore. Por el contrario, también se puede dar un exceso de lágrimas por una obstrucción del conducto lagrimal, en estos casos tenemos que tener especial cuidado porque se pueden producir infecciones.
Las cataratas son también habituales en edades avanzadas. Por suerte la cirugía láser para este problema de visión ha evolucionado mucho y contamos en España y en grandes ciudades como Madrid con clínicas oftalmológicas muy preparadas para este tipo de intervenciones rápidas e indoloras.
El glaucoma se caracteriza por el aumento de la presión dentro del ojo lo que provoca pérdida de visión y daños en el nervio óptico. La prevención es el mejor tratamiento pero ya hay avanzadas técnicas de cirugía láser para su tratamiento.

Aunque hay varias enfermedades oculares asociados al envejecimiento lo recomendable es mantener revisiones continuas en nuestros centro oftalmológicos de confianza que nos diagnostiquen y nos ayuden a prevenir problemas futuros.