El omega-3 y nuestra vista

Según los últimos estudios realizados la presencia de ácidos grasos Omega-3 en nuestra dieta contribuyen a prevenir la degeneración macular que empieza a aparecer a medida que entramos en edades más avanzadas, así como el síndrome del ojo seco.

El omega-3 y nuestra vista
El omega-3 y nuestra vista

Según la investigación realizada por el National Eye Insitute de Bethesda, los ácidos grasos Omega-3 inciden sobre la capa de células nerviosas de la retina y podrían protegernos de la aparición de la degeneración macular.
Al parecer la investigación ha demostrado  que una dieta rica en ácidos grasos Omega-3 y pescado puede llevar a una evolución más lenta de las lesiones en la retina.
No por comer pescado todos los días vamos a evitar cualquier problema ocular, pero una dieta rica y variada en la que el pescado tenga un peso importante siempre contribuirá a que mejore nuestra salud y a prevenir futuros problemas tanto en la vista como en otras partes de nuestro cuerpo.

Visión nocturna

Conducir de noche suele ser bastante incómodo por la falta de luz en nuestro entorno; las carreteras de fuera de la ciudad no suelen estar muy iluminadas y las próximas a núcleos urbanos tienen demasiada iluminación que puede provocar destellos y entorpecer nuestra conducción. Conducir en cualquier momento requiere que todos nuestros sentidos estén alerta y sobre todo el sentido de la vista.

Visión nocturna
Visión nocturna

La mala visión nocturna se da tanto en carretera como en espacios poco iluminados. Nuestros ojos tardan en acostumbrarse a los espacios con poca luminosidad.  La causa más común de esta enfermedad es la retinitis pigmentosa, una degeneración progresiva de la retina. Aunque la visión nocturna se suele dar también en personas que padecen miopía o por la ausencia de vitamina A. Si conduces y eres miope, aunque tu grado de miopía sea muy leve, por la noche probablemente necesites las gafas más que nunca, es recomendable llevarlas siempre en el coche para garantizar que tu sentido de la vista va a estar al 100% de su capacidad durante la conducción.
Aunque la causa más común sea la retinitis pigmentosa, una enfermedad congénita, en ocasiones la mala visión nocturna se debe a enfermedades tratables. En cualquier caso si padeces de mala visión nocturna es recomendable que acudas al oftalmólogo y le comentes tu problema, puede que la solución sea más sencilla de lo que imaginas.

Hipermetropía

Cuando padeces hipermetropía ves las imágenes borrosas en las distancias cortas y no sueles tener problemas para ver objetos situados en posiciones más alejadas, salvo que la hipermetropía sea muy alta. Cuando somos pequeños, dado que nuestro ojo aún no se ha desarrollado, tenemos dificultad para enfocar las imágenes pero, a medida que el ojo va madurando, se supera esta pequeña hipermetropía.
Entre los síntomas más habituales de la hipermetropía se encuentra el estrabismo, el dolor de cabeza al leer, la visión borrosa y el cansancio ocular; entre otros menos comunes puede aparecer un estrabismo acomodativo. Ante los primeros síntomas de mala visión, la recomendación es siempre acudir al oftalmólogo para recibir un diagnóstico personalizado.

Hipermetropía
Hipermetropía

En general, la hipermetropía no es un problema grave y las gafas y las lentillas pueden mejorar bastante nuestra calidad de vida si tenemos este problema, ahora bien, también existe la posibilidad de la corrección por láser. Lo importante es valorar en qué medida nos afecta y nos molesta este defecto en la visión y valorar la opción que más encaja con nosotros, en cualquier caso, un oftalmólogo experimentado en cirugía láser nos facilitará más información.

La irritación de los ojos por el maquillaje

El maquillaje de los ojos, aunque no es esencial para tener una mirada bonita, muchas veces la mejora. Ahora bien, estamos poniendo en el ojo agentes externos que pueden provocar que el ojo y el párpado se irriten. La sombra de ojos, la máscara de pestañas y el eyeliner, bien combinados pueden favorecernos mucho pero tenemos que tener cuidado con la forma de aplicarlos.

La irritación de los ojos por el maquillaje
La irritación de los ojos por el maquillaje
  • Las sombras de ojos nos dan una mirada más profunda, las podemos combinar con la ropa que llevamos porque tienen más variedad de colores,  pero no todas las sombras afectan de igual forma a nuestra piel. La zona del párpado es muy sensible y tenemos que tratarla con cuidado para que no se produzcan  rojeces, irritaciones. Es conveniente utilizar buenos productos y limpiar siempre muy bien la zona sobre la que aplicamos la sombra antes y después.
  • El universo de las máscaras de pestañas es inmenso y las podemos encontrar con efectos sorprendentes de volumen, rizo, colágeno, que nos alargan las pestañas, que hacen que crezcan, en cualquier caso es un producto que estamos aplicando directamente sobre las pestañas y que tenemos que cuidar ya que las pestañas no están ahí por casualidad, cumplen su función y evitan que agentes externos entren en nuestros ojos. Es preferible no aplicar mucha cantidad de este producto para evitar que se estropeen y caigan las pestañas y se introduzcan en el ojo, además de conseguir una mirada mucho más limpia.
  • El eyeliner lo aplicamos tanto en la parte exterior del ojo como en el interior (en el nacimiento de las pestañas). En el interior tenemos que tener especial cuidado, además con el paso de las horas la línea se va difuminando y acaba siendo absorbida por nuestro ojo, lo que nos podría ocasionar un poco de irritación.

Durante el día si tus ojos se irritan levemente prueba con el colirio e intenta llevarlos sin maquillaje durante unos días. Por la noche, lo recomendable es dedicar el tiempo necesario a una buena limpieza facial y dedicarle especial atención a los ojos procurando que queden completamente limpios y aplicar una crema hidratante que relaje la piel del contorno del ojo. En cualquier caso, si tienes problemas al maquillarte porque tus ojos se irritan, consulta con tu oftalmólogo y procura no maquillarte hasta tener un diagnóstico.

Alimentos para ver mejor

En los alimentos encontramos determinadas vitaminas que son beneficiosas para la vista, en especial en las frutas y las verduras. Según los expertos las vitaminas que más ayudan a la vista son:

Alimentos para ver mejor
Alimentos para ver mejor
  • La vitamina A: es la que más relación directa tiene con la vista. Nos ayudará a prevenir la inflamación de los párpados, ulceras en las corneas, la disminución de la agudeza visual, entre otros problemas. Las verduras, los lácteos y el hígado son los que contienen mayor porcentaje de esta vitamina.
  • Vitamina E: combinada con la vitamina A, la C y la Luteina contribuye a reducir el riesgo de padecer cataratas y la degeneración macular. Podemos encontrar esta vitamina en frutas como la manzana, el melón, las ciruelas, el plátano, o en verduras como el tomate y los espárragos.
  • Vitamina C: también buena para la prevención de las cataratas, como la vitamina E, por su particularidad de antioxidante como la anterior. Los cítricos son los que contienen más porcentaje de esta vitamina pero también la podemos encontrar en las verduras de hojas verdes.
  • Luteína: nos protege de los rayos del sol y podemos encontrarla en las verduras de hojas verdes crudas, la calabaza, el tomate, el brócoli y el maíz entre otros.
  • Riboflavina B2: disminuye la fatiga visual, y nos ayuda a conservar la humedad en los ojos. Las verduras, la levadura de cerveza, la harina integral y la leche contienen gran porcentaje de esta vitamina.

Aunque estas vitaminas son las que más benefician a nuestra vista, los expertos oftalmólogos recomiendan una dieta rica basada en la cocina mediterránea que se sustenta en frutas, verduras, carne y pescado.