El síndrome de los brazos largos

La vista cansada no aparece de un día para otro. Casi sin darnos cuenta se va apoderando de nosotros el famoso “síndrome de los brazos largos” y el día menos pensado nos vemos obligados a admitir que nos cuesta ver de cerca. No se trata de tener suerte, ni de genética.

Continuar leyendo
Cerrar menú