Todas las entradas de: Vision10

Ojos llorosos: Soluciones

soluciones para los ojos llorosos
Ojos llorosos: soluciones

¿Qué debemos hacer si padecemos de ojos llorosos?

Si sufres de lagrimeo excesivo en tus ojos es necesario averiguar qué otros síntomas se han presentado junto al lagrimeo, así podremos encontrar una causa común y plantearle la situación a nuestro médico de forma precisa para facilitar el diagnóstico.

Responder a determinadas cuestiones nos ayudará a encontrar la solución a los ojos llorosos:

  • ¿Recordamos cuándo comenzamos a tener ojos llorosos?
  • ¿El lagrimeo afecta a los dos ojos?
  • ¿En algún momento se introdujo una partícula en alguno de los ojos?
  • ¿Se presentan las lágrimas solo cuando realizamos determinada actividad, como ponernos las lentillas o leer?

Si últimamente no gozamos de buena visión deberemos revisarla para asegurarnos de que nuestros ojos no estén realizando un esfuerzo innecesario. Si pasamos mucho tiempo delante del ordenador o de otras pantallas debemos parpadear a menudo, utilizar una buena iluminación y retirar los ojos de la pantalla de vez en cuando para fijarlos en objetos situados a otras distancias.

La conjuntivitis y la obstrucción del conducto lagrimal pueden ocasionar también ojos llorosos. Si observamos enrojecimiento deberemos acudir a nuestro médico, e igualmente si hay inflamación, alguna pequeña herida o sentimos dolor en los ojos o alrededor de la nariz.

Tener ojos llorosos no es algo grave, pero ante la duda, mejor visita a tu oftalmólogo.

 

Ojos llorosos: Causas

causas de los ojos llorosos
causas de los ojos llorosos

Las lágrimas purifican nuestros ojos, los lubrican y favorecen una buena visión. Ellas protegen nuestra vista. Pero en algunos casos el lagrimeo es excesivo y nos da la sensación de tener siempre ojos llorosos.

¿Por qué me lloran los ojos?

Las causas que pueden producir que nuestros ojos se muestren llorosos son muchas: desde una sinusitis, la gripe o una alergia ocasional hasta la fatiga ocular o una irritación en la córnea o el párpado. Cualquiera de estas afecciones podrá estimular a nuestro organismo para que origine una secreción abundante de lágrimas, incluso padecer el denominado «ojo seco», pues la escasez de lágrimas irrita nuestros ojos y acaba desencadenando el lagrimeo. Esta última patología suele producirse si nuestra lágrima es pobre en alguno de sus componentes, y utilizar un colirio recomendado por nuestro especialista es parte de la solución.

El uso del ordenador es en la actualidad una de las causas principales de la fatiga ocular. Permanecer frente a la pantalla sin apenas parpadear produce sequedad e irritación, lo que finalmente acaba convirtiéndose en un desagradable escozor que llega acompañado de lágrimas, provocando los ojos llorosos.

Actos tan habituales como reírnos o trocear una cebolla nos hacen llorar, aunque también algunas enfermedades. Pero no debemos inquietarnos, pues estas vienen acompañadas de otros síntomas. Si a tus ojos llorosos acompañan otros síntomas, sin duda visita a tu médico para que diagnostique correctamente.

Abrasión Corneal: Soluciones

soluciones a la abrasión corneal
Soluciones a la abrasión corneal

La abrasión corneal es molesta y dolorosa. ¿Qué podemos hacer para conseguir alivio?

¿Cómo actuar ante una abrasión corneal?

En los casos más sencillos el tratamiento de una córnea que ha sufrido una pequeña agresión se reduce a un lavado con abundante agua limpia o con gotas de lágrima artificial que se pueden encontrar en la farmacia. Sin embargo, cuando la abrasión es más profunda es imprescindible el tratamiento médico.

Tratamiento médico de la abrasión corneal

Los métodos médicos que se utilizan no suelen ser muy complejos ya que la abrasión corneal, salvo en el caso de que haya complicaciones, es una afección menor cuyos efectos suelen remitir en un plazo de unas cuarenta y ocho horas. El oftalmólogo puede prescribir diferentes medicamentos como antibióticos, anti-inflamatorios o anestésicos y, en algunos casos, puede recomendar la utilización de un parche. Lo habitual es que tras estos tratamientos no haya más complicaciones.

¿Cómo evitar la abrasión corneal?

En cualquier caso, lo más recomendable es tratar de evitar las agresiones a los ojos. La mejor forma de hacerlo es utilizando gafas protectoras en situaciones de potencial peligro para la córnea como las que se pueden dar cuando se practican determinados deportes, en días con mucho viento, en trabajos peligrosos y, por supuesto, en situaciones en las que la luz del sol sea muy intensa. La siguiente recomendación es acudir a un especialista en el caso de dolor persistente para evitar posibles complicaciones.

Abrasión Corneal: Causas

La córnea es el tejido transparente que recubre el iris del ojo. Se trata de un tejido que contiene muchas terminaciones nerviosas por lo que es muy sensible a cualquier alteración que se produzca en su superficie. Por ello, cualquier rasguño o rozadura sobre la córnea puede producir la denominada abrasión corneal que se caracteriza por molestias y dolor de diferente intensidad.
Causas de la abrasión corneal: Las causas que ocasionan la abrasión corneal suelen ser factores externos de distinta naturaleza, aunque en algunos casos, determinadas infecciones pueden producir deterioros en la córnea. Entre los elementos más comunes que pueden resultar agresivos para el ojo se encuentran los cuerpos extraños que pueden penetrar en el mismo. Cualquier elemento sólido arrastrado por el viento, un grano de arena, un pequeño golpe con una rama de un árbol, el efecto de rascarse repetidamente los ojos, un agente químico, un golpe, la exposición a luz ultravioleta sin la protección adecuada o las propia lentes de contacto pueden producir abrasión corneal.

Síntomas de la abrasión corneal: Los síntomas de esta son muy evidentes ya que una herida en la córnea, por pequeña que sea, produce dolor, lagrimeo constante, rojez de ojos o la sensación de tener un cuerpo extraño dentro del ojo.

Operación de miopía: puesta a punto para el verano

¿Otro verano más con las dichosas gafas? Ha llegado el momento de operarse de miopía, hipermetropia y/o astigmatismo y olvidarse de ellas de una vez por todas.

Todos los años lo pensamos. Debería operarme de miopía, ¿es el momento adecuado? Las gafas molestan en muchas circunstancias: cuando nos arreglamos especialmente para un evento, cuando practicamos deporte, cuando hace mucho sol y tenemos que elegir entre las gafas de sol y las de ver, cuando vamos a la playa y nos cuesta encontrar donde hemos dejado la toalla al salir del agua… muchas de estas situaciones se producen más en verano.

Lo habitual es que nos acordemos especialmente de las molestias de las gafas en verano.

La operación de miopía es muy poco invasiva y rápida. Unos días antes los profesionales de Visiondiez te harán unas pruebas para determinar cuál es la técnica más adecuada en tu caso concreto, si el grosor de tu cornea es suficiente te aplicarán la técnica Lasik, si no la técnica Epilasek.

Aprovecha la primavera para hacerte las pruebas y operarte de miopía. Disfrutarás el verano al máximo. Y si todavía no estás convencido te damos 10 razones por las que operarte la vista